Con el buen tiempo, disfruta de ella comiendo, cenando o incluso con un gin-tonic en la mano viendo en la noche los monólogos de grandes humoristas que iremos invitando. Un emplazamiento privilegiado en la sierra de madrid con vistas directamente a las pistas de padel.